Noticias y Publicaciones
17/05/2016
Riesgo País y Estudios Económicos

Hungría: consumo privado en aumento, pero sigue habiendo dificultades para las empresas

Hungría: consumo privado en aumento, pero sigue habiendo dificultades para las empresas
Hungría tiene un buen rendimiento, teniendo en cuenta el contexto de dificultades de la economía mundial.

Continúa beneficiándose de una economía en crecimiento moderado y puede mostrar un aumento del 2,2% este año. Esta evolución positiva está siendo impulsada por el consumo privado, a su vez reforzada por la caída del desempleo, mayores ingresos disponibles, el programa de asistencia público y la resolución de problemas en torno a los préstamos hipotecarios en moneda extranjera.

El consumo privado el mayor contribuyente del PIB

La economía húngara ha registrado tasas sólidas de crecimiento desde su recesión en 2012. El financiamiento de la Unión Europea ha sido un importante contribuyente de esta expansión, pero no significa que sea el único factor. Las perspectivas para la economía húngara y para la mayoría de sus socios comerciales han mejorado. Aunque el crecimiento previsto por Coface para este año de 2,2%, será menor que el de 2,9% alcanzado en 2015, esto será principalmente debido a una absorción más lenta del financiamiento de la Unión Europea – el cual se deberá acelerar a partir del próximo año. Las actuales mejoras en el mercado laboral y las medidas fiscales (la reducción de los impuestos personales y las tasas en el IVA) están apoyando el consumo privado como la principal fuerza detrás de la economía. Los hogares han visto un crecimiento en la demanda laboral, en ambos sectores, tanto público como privado. También se han beneficiado de la conversión en sus créditos de moneda extranjera, a moneda local. El dinamismo del mercado laboral y la mejora en la confianza del consumidor, han permitido un mayor gasto de los consumidores. El consumo doméstico, por tanto, continuará siendo el principal motor de la economía húngara en los próximos trimestres.

"A pesar de que Hungría registrará un menor ritmo de crecimiento este año, se prevé, no obstante, que alcance un nivel razonable de 2,2%. Mientras que el consumo privado sigue siendo robusto, la actividad económica ha sufrido un entorno empresarial adverso, que continúa obstaculizando la contribución del sector privado al crecimiento ",explicó Grzegorz Sielewicz, Economista Regional para Europa Central de Coface.

Empresas desapalancadas a pesar de las medidas de estímulo

Los excesivos niveles de presupuesto y de deuda pública del país han llevado al gobierno a introducir medidas destinadas a aumentar los ingresos. Las empresas han estado sufriendo de diversos impuestos y cuasi-impuestos, que han incluido una carga financiera adicional para los bancos del país, empresas de energía y de telecomunicaciones y grandes minoristas. A pesar de la mejora de la situación presupuestaria y del crecimiento más fuerte, se han aplicado impuestos adicionales. La posibilidad de introducir nuevos cambios en los marcos regulatorios y legislativos del país ha causado incertidumbre, por lo que las empresas son reacias a invertir y ampliar sus negocios. El Banco Central de Hungría ha puesto en práctica medidas de estímulo, incluyendo la reducción sustancial de las tasas de interés, así como el Régimen de Financiación para el Crecimiento, que ofrece préstamos a bajo interés para las Pymes. Sin embargo, todo el sector corporativo continúa desapalancado. Medidas adicionales para apoyar aún más el endeudamiento de las Pymes podrían ayudar a fortalecer la actividad económica del país. La confianza entre las empresas más grandes indica que puede haber mejoras - si no se introducen cargas fiscales adicionales.

Frente a un ritmo más lento de expansión este año, el gobierno de Hungría y el banco central han decidido centrarse en otros pilares de crecimiento, además del apoyo a través de fondos de la UE (un componente que contribuyó significativamente a la economía durante los períodos anteriores). La confianza en los negocios tomará algún tiempo para recuperarse, después de los retos que han estado experimentando las empresas. Sin embargo, las empresas tienen cada vez más confianza sobre las perspectivas económicas y el banco central sigue introduciendo medidas para desalentar el desapalancamiento de las empresas y para ayudar a impulsar la economía.

El sector automotor, principal componente de la economía húngara

Los desafíos en los sectores corporativos se hicieron sentir particularmente por las entidades extranjeras. Esto no se aplicó, sin embargo, en el sector automotor, el cual se benefició del clima de negocios preferencial de Hungría. El sector del automóvil es un importante contribuyente a la actividad económica de Hungría, creando casi el 4,5% del valor añadido del país y más del 10% de la producción total. La perspectiva relativamente favorable de la industria se está beneficiando de la demanda de Europa Occidental - el destino de la mayor parte de su producción -, así como de su continua competitividad de costos, en comparación con otras plantas de la zona euro a menudo debilitadas por excesos de capacidad. A pesar de que el sector podría sufrir los efectos del escándalo de Volkswagen, debido a la fuerte IED del Grupo en Hungría, parece que este riesgo se ha mitigado en los últimos meses.

Descargar esta nota de prensa : Hungría: consumo privado en aumento, pero sigue habiendo dificultades... (134,96 kB)
Parte superior
  • Spanish