Noticias y Publicaciones
18/03/2018
Riesgo País y Estudios Económicos

Insolventes o "zombies" [1], las empresas con dificultades representan casi el 6% del total en Francia

Insolventes o "zombies"  [1], las empresas con dificultades representan casi el 6% del total en Francia
  • Cada vez menos insolvencias: descenso del 8,3% anual a finales de enero de 2018 y caída prevista del 3,6% en 2018
  • Las pequeñas empresas lo están haciendo bien, otras incluso mejor
  • La tasa de insolvencias [2] es más baja ahora que antes de la crisis
  • No obstante, el panorama está lejos de ser idílico, ya que el número de empresas denominadas “zombies”, aún activas pero insolventes y no rentables, continúa siendo elevado
Menos insolvencias, aunque esta tendencia debería ralentizarse en 2018

El comienzo del año marcó una clara mejoría en los indicadores clave de la solvencia empresarial. Se observó una caída de 8,3% en el número de insolvencias, alcanzando los 53.414 casos en un año en enero de 2018, un nivel mínimo desde octubre de 2008. El costo para la economía experimentó una caída de dos dígitos: -15,2% para la deuda a proveedores (3.200 millones de euros) gracias al dinamismo de las empresas más grandes y -15,4% para el número de empleos afectados (156.673).

El fuerte crecimiento (2% en 2017) benefició a todos los tipos de empresas, en todas las regiones y en la mayoría de los sectores.

  • Aunque la tasa de insolvencias para las micro empresas, con facturación inferior a 250.000€, ha caído por debajo de la media nacional francesa (-5,2% frente a 8,3%), la correspondiente a las empresas con una cifra de negocios superior al millón de euros ha descendido un 24,2%, gracias, en mayor medida, a la recuperación del comercio mundial.
  • Tras cuatro años consecutivos de crecimiento, la situación en Ile-de-France (Francia continental, que concentra más del 20% de las insolvencias) está beneficiándose finalmente de la mejora general.
  • El sector de la construcción representa el 50% de la caída de las insolvencias empresariales (-13% en un año), gracias a las bajísimas tasas de interés y al nivel más alto de confianza de los consumidores desde la crisis. Este es también el caso para los sectores impulsados por el dinamismo del consumo doméstico, tales como la industria textil (-13%), los servicios personales (caída de 6,4% sustentada por el catering) y el sector automotor (-5.4%). En la industria agroalimentaria, la situación es más heterogénea (sólo -0,9%) debido a las pobres cosechas de cereal en 2016, que resultaron en una ola de insolvencias corporativas entre las empresas de cereales, las panaderas y las pasteleras.

“Coface espera un descenso menos pronunciado de las insolvencias empresariales en 2018 de 3,6%, tras 7,3% a lo largo de 2017. Este ritmo más lento se debe, en parte, a la probable desaceleración de la actividad en Francia en el segundo semestre del año, como resultado de las dificultades en materia de contratación ysuministro,y a los primeros signos de desaceleración que son ya visibles en el sector de la construcción” señala Bruno de Moura Fernandes, economista de Coface.

Empresas “zombies”, un síntoma de los continuos desequilibrios de la economía

Aunque el número de insolvencias corporativas permanece más alto que en el periodo pre-crisis, la tasa de insolvencias es menor (1,14% en 2016 frente a 1,35% en 2007) debido al crecimiento del número de empresas. Es comparable al registrado en Alemania (1,2%), mientras que en Italia y España los prolongados y costosos procesos, que empujan a las empresas a recurrir a otras alternativas (liquidación voluntaria, financiación hipotecaria), han resultado en una sub-evaluación de la tasa de insolvencias a 0,35 y 0,1% respectivamente.

No obstante, la situación de las empresas francesas es más heterogénea de lo que sugiere la caída de las insolvencias. Si sumamos las empresas “zombies” (4,6% del total, de acuerdo con las estimaciones de Coface), no rentables e insolventes, a la tasa de insolvencias, el porcentaje de empresas en dificultades es del 5,7% del total de empresas (a finales de 2016). Desde el final de la crisis, la cantidad de empresas “zombies”, que se mantienen activas artificialmente a través de la financiación de bajo costo, en un contexto de políticas monetarias expansionistas, no ha disminuido en Francia, mientras que en España, muy afectada por la crisis, comenzó a descender en 2013.

“Desde el final de la crisis, hay menos insolvencias empresariales en Francia pero casi las mismas empresas zombies, lo que es coherente con el crecimiento relativamente débil registrado hasta 2016. Este aumento de las empresas zombies, que están al borde de la quiebra, es perjudicial para la economía, ya que impide el proceso de destrucción creativa y deteriora la productividad de un país” ha expresado Bruno Moura Fernandes.

 

[1] Empresas “zombies” (término nacido en Estados Unidos): así se denominan a aquellas compañías que siguen vivas únicamente gracias a la ayuda externa pública o privada, ya que sin ellas habrían muerto dado su pobre nivel de liquidez y alto endeudamiento. Incluso para cerrar operaciones de manera formal se necesita liquidez.

[2] Proporción entre el número de empresas insolventes en el año y el número total de empresas.

Descargar esta nota de prensa : Insolventes o "zombies" [1], las empresas con dificultades ... (173,22 kB)
Parte superior
  • Spanish
  • <-- for forms on mobile device -->