Noticias y Publicaciones
29/10/2013
Riesgo País y Estudios Económicos

Revisión de evaluaciones de Riesgo País

Revisión de evaluaciones de Riesgo País

Coface es optimista sobre el riesgo comercial en Estados Unidos, y muestra preocupación por países emergentes como Brasil y Tailandia.

 

En Estados Unidos el crecimiento y la confianza de los empresarios están regresando. En general, la situación de las economías avanzadas es mejor: después de dos años de recesión, la zona euro registrará un crecimiento moderado pero positivo en 2014 (1%). Dentro de la Unión Económica y Monetaria, se espera que Alemania consiga una notable recuperación del 1,8%. Francia va a experimentar un crecimiento débil (0,6%) y se vislumbra el fin de la recesión para España e Italia. Pero a pesar de estas mejoras, la confianza de los empresarios aún no ha retornado a Europa.

Las inquietudes provienen de los países emergentes, que se enfrentan a una caída estructural de su crecimiento (estimado en 4,8% en total en 2014), a pesar de que los BRICS se beneficiarán indirectamente de la recuperación de las economías avanzadas.

En este contexto, Coface ha revisado sus Evaluaciones de Riesgo País para Estados Unidos, Brasil y Tailandia.

Estados Unidos: A2 bajo vigilancia positiva a pesar de la parálisis presupuestaria

La perspectiva de un crecimiento sostenido y equilibrado (estimado en el 1,5% en 2013 y 2,2% en 2014) lleva a Coface a colocar la evaluación A2[1] de los Estados Unidos bajo vigilancia positiva, a pesar de las presiones presupuestarias actuales.

La inversión empresarial es sólida. El consumo privado, el principal motor del crecimiento, está progresando mejor que antes de la crisis, ya que las familias están llegando al final de su desendeudamiento. En el ámbito comercial también se perciben las mejoras. Los márgenes y la rentabilidad aumentan al tiempo que los niveles de deuda son bajos (55% frente al 85% en la zona euro), aunque el crecimiento en algunos sectores (materiales de construcción, cobre, papel) continúa siendo débil. Las empresas son el punto fuerte de la economía: su nivel de deuda es bajo y son muy rentables.

Aunque la paralización del gobierno («government shutdown») fue una sorpresa, no debería tener un efecto significativo en la actividad, siempre que no persista en el largo plazo. Sin embargo, las incertidumbres relacionadas con el techo de la deuda pública de los EE.UU. continúan siendo significativas y no se puede descartar el riesgo de no recuperación. En este contexto de riesgo, la demanda privada podría verse afectada de manera significativa. Sin embargo, en esta etapa nuestro principal escenario es que este estancamiento se debe evitar a toda costa, para que el consumo privado y la inversión se mantengan sólidos a pesar de posibles recortes presupuestarios.

Brasil: A3 bajo vigilancia negativa, debido a sus problemas estructurales

El crecimiento en Brasil es decepcionante (estimado en 2,3% este año y 2,9% en 2014) debido a un consumo privado menos boyante y, particularmente, a una débil inversión empresarial. Los orígenes de las dificultades económicas son estructurales. La falta de infraestructura está limitando la actividad. El tipo de interés (Selic) podría aumentar hasta el 10% a finales de 2013, alejando cualquier posibilidad de una recuperación significativa.

La desaceleración del consumo debilita a las industrias y a las empresas que dependen de él: electrodomésticos, automotor, electrónica. El aumento de las tasas de interés y los precios inflados de los componentes y la maquinaria importados, debido a la depreciación del real, se ven agravados por los impuestos y los costos de producción que se mantienen elevados. Las empresas son reacias a acelerar sus inversiones. En este contexto, los incidentes de pago de las empresas brasileñas registrados por Coface se mantienen en un nivel alto, cerca de su máximo de 2009. Tanto los factores macroeconómicos como los microeconómicos justifican una vigilancia negativa de la evaluación A3[2] de Brasil.

Tailandia: A3 bajo vigilancia negativa, debido al elevado endeudamiento familiar

Los riesgos están aumentando en Tailandia, cuya evaluación A3 está ahora bajo vigilancia negativa. El crecimiento ha caído drásticamente en 2013 y seguirá restringido por la deuda de los hogares (80 % del PBI) en 2014. Los efectos de las medidas de estímulo previas están desapareciendo. Por otra parte, el país seguirá afectado por la fragilidad de las exportaciones, relacionada especialmente con su dependencia de la desaceleración en China.

[1] Evaluación A2: riesgo bajo

[2] Evaluación A3: riesgo aceptable

 

APÉNDICE

Nota:

La Evaluación de Riesgo País de Coface mide el nivel promedio de impagos de las empresas de un determinado país en el marco de sus transacciones comerciales a corto plazo. No se refiere a la deuda soberana. Para determinar el Riesgo País, Coface evalúa el panorama económico, financiero y político del país conjuntamente con la experiencia de pago de Coface y la evaluación del clima de negocios.

Las evaluaciones tienen siete niveles en orden creciente del riesgo: A1, A2, A3, A4, B, C, D.

 

Apéndice
Descargar esta nota de prensa : Revisión de evaluaciones de Riesgo País (465,34 kB)
Parte superior
  • Spanish