Noticias y Publicaciones
17/12/2014
Publicaciones económicas

Panorama: ¿Deberíamos tener miedo a la deflación?

Panorama: ¿Deberíamos tener miedo a la deflación?

El término deflación parece estar en boca de todos en Europa por estos días, no solo en la de economistas.

El murmuro alrededor del término no sorprende, ya que la inflación en la Eurozona ha ido cayendo en los últimos tres años. Francia no es la excepción: los precios de consumo aumentaron solo un 0,5% de un año a otro en Octubre de 2014. Este menor ritmo de inflación coincide, además, con un lento crecimiento. Como sabemos, la deflación trae considerables consecuencias para los consumidores. Al principio, los beneficia ya que aumenta su poder adquisitivo. Pero, cuanto más marcada es la caída de los precios y más continua sea, lo más probable es que esta tendencia lleve la economía a una recesión duradera: por el momento, como la gente espera que los precios sigan bajando mañana, pierde el interés por comprar hoy. En otras palabras, precios bajos conducen a un menor consumo, lo que desencadena una caída adicional en los precios. El riesgo de quedar atrapado en este ciclo vicioso, plantea varias preguntas: ¿en qué tipo de deflación está por entrar Francia en este momento- un período prolongado de “deflación” como en Japón en 1990 y 2000, o una profunda depresión como en 1930? Y ¿cuál será el efecto de una posible deflación en las empresas francesas? ¿Hay sectores más expuestos al riesgo que otros?

La política proactiva del BCE, la disponibilidad de abundante liquidez y las estructuras de la economía francesa, permiten poner el riesgo de una profunda deflación como en los años 30´ en perspectiva. En contraste, la probabilidad de un período prolongado de baja inflación como ocurrió en Japón desde 1990, parece más fuerte, aunque la posición del sector bancario francés hoy parece mejor que la del sector japonés en su momento y la escala de excesos del mercado inmobiliario francés también parece ser menor. Tal perspectiva tendría consecuencias negativas: baja inflación combinada con el lento crecimiento de la economía francesa como un todo, y particularmente para las empresas en sectores de actividad que sufren exceso de capacidad (en particular la industria). Pero un período prolongado de estancamiento no tendrá solo efectos negativos sobre los negocios. Se beneficiarán con la disminución de los costos de producción (notablemente de la materia prima) y de la baja tasa de interés. En resumen, señala un cambio en el patrón de crecimiento: menos crecimiento, menos inflación, pero también favorables condiciones de financiación y bajos costos de producción para algunos sectores, como confirma el 2014, durante el cual el número de quiebras se estabilizó en Francia, a pesar de un crecimiento de solo un 0,4%.

 

DESCARGAR ESTA PUBLICACIÓN

miniature-panorama-low-flation-decembre-2014

 

TABLA DE CONTENIDOS:
  • Deflación de la deuda: de la teoría a la realidad europea
  • Veinte años de estancamiento en Japón: ¿Cómo llegaron a eso?
  • ¿Cuáles son los riesgos para la economía francesa y sus negocios?

 

 

 

 

 

 

Descargar esta publicación : Panorama: ¿Deberíamos tener miedo a la deflación? (803,14 kB)
Parte superior
  • Spanish