Noticias y Publicaciones
06/06/2013
Riesgo País y Estudios Económicos

La morosidad en la región Asia-Pacífico se deterioró en 2012

Las empresas de la zona son menos optimistas sobre una recuperación de la economía mundial en 2013.

 

En el cuarto trimestre de 2012, Coface, líder en seguro de crédito a nivel mundial, llevó a cabo una encuesta sobre la gestión de los riesgos del crédito comercial en la región de Asia-Pacífico. La encuesta reveló que, en general, la experiencia de pagos de las empresas de esta región ha empeorado. Las empresas de Australia, China y la India sufrieron más los impagos. Los sectores de la construcción, informática, proveedores de Internet y procesamiento de datos, textil, confección y electrodomésticos presentan mayor riesgo. Las empresas de la región son menos optimistas acerca de la recuperación de la economía mundial en 2013.

Aumentan los impagos respecto a 2011

La experiencia de pagos de las empresas en la región de Asia-Pacífico se deterioró en 2012. La desaceleración de la economía mundial continuó afectando a las empresas en la región de Asia-Pacífico en 2012, ya que Estados Unidos y la Unión Europea siguen siendo los mayores mercados de exportación para Asia, particularmente para China, Hong Kong, Taiwán y Singapur.

Según la encuesta, el 67% de las empresas entrevistadas registró impagados en 2012, un 2% más que en 2011. Entre los que declararon impagos, el 43% expresó que el importe adeudado fue superior que el año anterior, lo que es bastante alarmante, ya que sólo el 29% informó lo mismo en 2011. Comparando todos los países participantes en la encuesta, la mayoría de las empresas en Australia registró impagos (83%) y se elevó el número de empresas en China que declaró un aumento del importe adeudado (56%).

Según la experiencia de Coface, las empresas con más de un 2% de impagos de largo vencimiento podrían tener problemas de liquidez y presentan un alto riesgo de impago a sus proveedores. En la India, el 60% de las empresas con pagos atrasados presenta más del 2% de sus créditos con un vencimiento igual o mayor a 6 meses, el más alto entre los países de esta región.

En China, las PYMEs también se enfrentaron a algunas dificultades en 2012, en particular, las importantes presiones salariales y los problemas de acceso al financiamiento. En Australia, un dólar australiano alto encareció los precios de los productos locales, tanto para la exportación como para el mercado interno. Asimismo, algunas grandes quiebras provocaron un extendido efecto dominó en los impagos. En la India, el alto nivel de inflación obligó al banco central a mantener una política monetaria restrictiva, por lo que las empresas indias dependen en gran medida del crédito de los proveedores para financiar sus operaciones. La gestión del endeudamiento y la refinanciación son críticos para las empresas indias en condiciones económicas difíciles.

“Coface también registró un importante aumento de los impagos en estos tres países en 2012”,afirma Richard Burton, CEO de Coface para la región Asia-Pacífico.

¿Ofrecer facilidades de crédito a clientes aumenta automáticamente los impagos?  

En 2012, el porcentaje de las empresas de la región que ofrecían ventas a crédito a sus compradores aumentó del 76% en 2011 al 82%. La competitividad en el mercado sigue siendo el principal motivo de las ventas a crédito, pero cada vez más compradores solicitan condiciones de crédito debido a su escasa liquidez. A pesar de la caída del nivel de confianza, las empresas continúan ofreciendo crédito con el fin de ganar ventas frente a la competencia.

Entre todos los países, las empresas de Taiwán y Japón son las más agresivas en sus condiciones de crédito comercial. El 42% de las empresas japonesas y el 48% de las empresas taiwanesas ofrecen 90 días o más como plazo medio de pago. El 58% de las empresas japonesas y el 48% de las taiwanesas declaran en su facturación anual más del 75% de ventas a crédito. Aún así, alrededor del 90% de las empresas en Japón y Taiwán fueron capaces de controlar sus deudas vencidas por debajo del 2% de su facturación y mantuvieron un promedio de vencimiento por debajo de 60 días, representando el mejor control de crédito de la región.

Las empresas de Hong Kong y Singapur son menos agresivas en sus condiciones de crédito a compradores. La mayoría ofrece menos de 30 días como plazo medio de pago. Sin embargo, el 49% de las empresas de Hong Kong y el 53% de las empresas de Singapur tenían más de un 2% de sus créditos con un vencimiento de 6 meses o más, lo que es bastante alto en comparación con el promedio del 37% de la región Asia-Pacífico. Por otra parte, el número de empresas que reportan un vencimiento promedio de más de 60 días en estos dos mercados es también mayor que el promedio regional de 29%.

Las empresas de Hong Kong y Singapur son generalmente PYMEs y son menos conscientes de la importancia de la protección de los créditos en su gestión financiera. Por el contrario, el porcentaje de uso de las herramientas de gestión del crédito en las empresas de Taiwán y Japón alcanzó el 80% y el 100% respectivamente, mostrando que las empresas de estos países invierten más en la gestión del crédito para minimizar su riesgo de insolvencia. A pesar de ser agresivos en la concesión de crédito a sus compradores, son capaces de mantener sus créditos y el promedio de vencimiento en un nivel muy bajo.

“Las cuentas por cobrar son tan importantes como cualquier otro activo y, a veces, el más grande de una empresa. Ofrecer ventas a crédito es, sin duda, una manera efectiva de atraer negocios. Sin embargo, sin el control de crédito adecuado, puede generar un impacto significativo en la situación financiera de una empresa. También es alentador ver que el uso del seguro de crédito se ha incrementado de 18% a 24% en 2012", afirma Richard Burton.

Sectores de riesgo: construcción, IT & procesamiento de datos, textil, confección, calzado y electrodomésticos

La encuesta también revela que la situación de morosidad, su tendencia, el vencimiento medio y un plazo de pago superior a 6 meses en las empresas de los sectores de la construcción, IT, proveedores de Internet y procesadores de datos, textil, confección y electrodomésticos presentan un mayor riesgo en relación a otras industrias.

Construcción: En China, Hong Kong y Singapur las autoridades han tomado medidas para enfriar el mercado inmobiliario por temor a la formación de una burbuja especulativa, asociada al creciente descontento de una alta y creciente proporción de la población que no puede financiar una vivienda. Este sector es muy sensible a las políticas del gobierno y al mercado financiero. La construcción relacionada con la obra pública y el desarrollo de la infraestructura es menos volátil de cara a las continuas políticas expansionistas y a la reconstrucción tras los desastres naturales en muchos países asiáticos. La sobreoferta en los materiales de construcción (acero, carbón y cemento) también debe ser revisada.

Informática, proveedores de Internet y procesamiento de datos: Este sector se caracteriza por el exceso de competencia y los márgenes estrechos, ya que la mayoría de las empresas que lo componen son PYMEs. El mercado es vulnerable a la continua evolución de la tecnología de la información.

Textil, confección: Este es un sector de riesgo tradicionalmente, ya que la demanda de bienes de consumo se ve afectada fácilmente por la crisis económica. La recuperación de los mercados de la UE y EE.UU. es crítica, ya que la mayoría de las empresas aún se sustentan en la exportación a estos mercados. La competencia en el mercado doméstico en este sector es también muy intensa.

Aparatos eléctricos y electrónicos para el hogar: En la región, este sector está muy orientado a la exportación. Excepto los productos de alta gama como smartphones y tablets, los electrodomésticos de gama media a baja se ven duramente golpeados por la escasa demanda del mercado exportador, la fuerte competencia, los rápidos cambios en las tendencias tecnológicas y el aumento de los costos de producción.

Las empresas de la región de Asia-Pacífico son menos optimistas sobre la economía mundial

El 69% de los encuestados cree que la contracción de la economía no va a terminar en 2013, lo que refleja una visión menos alentadora de la recuperación global. Las empresas de Australia, China y Japón son menos optimistas acerca de la recuperación tanto de la economía global como local.

La crisis de la deuda que continúa sin resolverse en la zona euro y la lenta recuperación del mercado de EE.UU. despierta dudas en las empresas acerca de una recuperación en 2013. La mayoría está depositando sus esperanzas en las políticas monetarias locales, el mejor acceso a la financiación, los programas de incentivos a la industria, los proyectos locales de infraestructura y la recuperación del mercado inmobiliario.

“Esperamos que el crecimiento mundial se mantenga estable en 2013, en el 2,7%. El crecimiento del PBI estará impulsado por los países emergentes y, en particular, Asia. Varios grandes mercados emergentes se beneficiarán de los efectos tardíos de las complacientes políticas económicas de 2012, en conjunto con la fuerte demanda interna. Por su parte, la zona euro, con un decrecimiento del -0,4%, sigue siendo un lastre para el crecimiento global. Aún esperamos que el crecimiento de EE.UU. alcance el 1,5% este año, gracias al desarrollo de la inversión privada y la recuperación del consumo", afirma Richard Burton.

Esta encuesta se llevó a cabo en el cuarto trimestre de 2012 con las respuestas de 2.274 empresas de todos los tamaños y sectores en Australia, China, Hong Kong, India, Japón, Singapur y Taiwán, con el propósito de proporcionar un amplio conocimiento sobre la experiencia de pago, las tendencias de pago y las prácticas de la gestión del riesgo de crédito en las empresas de la Región Asia-Pacífico.

Descargar esta nota de prensa : La morosidad en la región Asia-Pacífico se deterioró en 2012 (129,92 kB)
Parte superior
  • Spanish
  • <-- for forms on mobile device -->